La comunidad que está abriendo a América Latina

Hace 2 semanas tuve el gusto de representar a Codeando México en Montevideo, Uruguay, participando en tres eventos increíbles y pioneros en América Latina organizados por la buena gente de DATA y Fundación Ciudadano Inteligente.

El primero fue ABRELATAM, una desconferencia que reunió a varios de los que desde la sociedad civil trabajamos temas relacionados con datos abiertos en América Latina. La idea era compartir estrategias, desafíos y oportunidades de colaboración en un ambiente relajado e informal.

No me extraña que lo que menos resonaba en estas conversaciones era la tecnología. La apertura de datos es un tema que tiene muchas aristas, y para tratarse debe ser inclusivo y colaborativo. He ahí el tema central de varias de las conversaciones, que giraban entorno al cómo fortalecer la participación ciudadana en el tema, ya que como la información es poder esto tendrá una posición política (así mencionaba Felipe Heusser en una de las lightning talks).

En paralelo, participamos en el evento Data4Business organizado por el Grupo de Finanzas Abiertas del Banco Mundial, y cuyo fin era explorar los modelos de negocio existentes alrededor de datos abiertos. Fue una experiencia muy buena para poner a prueba nuestras suposiciones y recibir retroalimentación de un panel de asesores e inversionistas.

Siendo un terreno nuevo, existen pocos casos de éxito y líderes de industria a seguir o estudiar. Sin embargo, se vislumbra una economía de billones de dólares. Tan sólo en el sector de salud en EEUU la consultora McKinsey estima una economía de $300B USD.

Aún así ya podemos clasificar 3 modelos de negocio en la escena internacional:
1. Los que mejoran sus productos con datos abiertos, como Yelp! quienes incorporan datos públicos de inspección sanitaria a sus resultados de búsqueda.
2. Los que ofrecen consultoría y servicios, como los hackers de
DataMade. 3. Los que transforman los datos en información de valor y en un nuevo servicio, como Zillow, Duedil, iTriage y BillGuard.

Para lograr desencadenar un mercado soportado por datos abiertos, aún quedan temas por tratar, como los marcos legales que resguardan el libre reuso de este recurso público, y su misma apertura. Cuando existan estas condiciones, entonces al fin veremos innovación en este terreno.

Y por último, el tercer evento fue la Conferencia Regional de Datos Abiertos para América Latina y el Caribe, que reunió a expertos, entidades gubernamentales, empresas y organizaciones civiles en una serie de paneles para discutir temas del estado actual de datos abiertos en la región.

De los mensajes más fuertes que me llevo es la cuestión del ¿para qué datos abiertos? Es imperativo que transformemos estas buenas intenciones en valor para la sociedad, de lo contrario nunca se entenderá el beneficio de nuestra postura. La mejora de servicios públicos, por ejemplo, podría ser un área de oportunidad para validar el gasto de recursos en la apertura y mostrar al menos, beneficios tangibles a nuestros gobernantes.

Se tiene que pensar más allá de la transparencia y la rendición de cuentas. Los datos abiertos tienen el potencial de rediseñar nuestras sociedades, y es tiempo de que comencemos a generar mayor valor para propiciar esta apertura.

Conclusiones

Regreso de Montevideo muy emocionado e inspirado por la comunidad regional, con más dudas que respuestas pero con una fuerte convicción de que estamos por presenciar cambios importantes en nuestra región a raíz de la apertura de datos. Es increíble el entusiasmo que se respira en la región, muchas organizaciones están luchando todos los días por hacer este escenario una realidad.

No puedo terminar este post sin un fuerte agradecimiento a @AncaMatioc de @ciudadanoi y a Hewlett Foundation, quienes hicieron posible una beca para que pudiera asistir a estos eventos. Y por supuesto, también a los organizadores DATA y Fundación Ciudadano Inteligente a quienes les debemos estas experiencias únicas para la comunidad latinoamericana de datos abiertos.