¿Por qué me uní a Codeando México?

Durante las primeras horas de uno de esos lunes, durante mayo del año pasado, algo había salido mal en mi trabajo: miles
de clientes se estaban quejando por un problema que era mi culpa. Desde las 9 de la mañana de ese lunes hasta las 10 de
la noche del martes siguiente, dediqué todas mis fuerzas, intelecto y tiempo en corregir aquel catastrófico error. Y después
de esas maratónicas horas de trabajo me di cuenta de que trabajar en una de las empresas más importantes de tecnología,
haciendo software para que la gente pueda ver las series de televisión lo más pronto posible, simplemente no era lo mío.

Después de que me gradué de la universidad trabajé en una de los llamados “Tech Giant” de la tecnología. Era el
tipo de empresa de la que me sentía orgullosa de pertenecer y de las que tanto hablan de "cambiar al mundo". Mucho del
software que toqué fue usado por millones de personas y aunque no me arrepiento de la experiencia, siempre sentí que algo
no estaba bien.

Como Program Manager pasé mucho tiempo pensando en las necesidades y sentimientos de los usuarios. He trabajado en software
con diversos propósitos: en compiladores, que tienen como audiencia base a los desarrolladores, hasta servicios de video,
que son para cualquier persona que guste de ver películas y series de televisión. Ambas audiencias están constituidas por
personas a las que investigué con profundidad para descubrir sus necesidades y cómo podrían satisfacerse con tecnología.
Es un trabajo agotador, pero al final me conecté de manera perfecta con los usuarios, eran como un amigo más para mi.

He de confesar que siempre he sido curiosa de los asuntos sociales. En mis años universitarios, disfrutaba las clases de
ciudadanía, ética o filosofía, que tanto molestaban a otros ingenieros. Leo y escucho noticieros todos los días e intento
mantenerme al tanto de la política en el mundo. Es un ambiente que siempre me interesó y del que sigo aprendiendo, a pesar
de que nunca había encontrado la manera de involucrarme.

Después de esa noche triste en mayo del 2013, decidí que era momento de dejar de pensar en los televidentes,
desarrolladores u otro tipo de usuario. Quería dedicar 24/7/365 de mi tiempo a pensar en ciudadanos: cuáles son sus
necesidades, problemas y cómo resolverlos. Un mes después renuncié a mi trabajo y después de pláticas, hackathons y
búsquedas personales me uní a Codeando México en noviembre del mismo año.

En Codeando México resolvemos problemas sociales con tecnología. Somos entusiastas, ingenieros y profesionales
obsesionados por mejorar la manera en que los ciudadanos y el gobierno interactúan para crear una sociedad cívica digital.
Queremos mejorar el nivel de vida de las personas y las ciudades y creemos firmemente que la tecnología es un medio para
lograrlo. No sólo hacemos software: somos un equipo que está comprometido con crear una comunidad y movimiento alrededor
de nuestros valores.

En esta nueva etapa de mi vida he descubierto que para hacer política o ciudad no tienes que ser politólogo o economista,
también puedes participar como ingeniero. En aquella madrugada del 2013 no imaginé que podría encontrar un lugar para
ayudar a crear más ciudadanos con tecnología, pero aquí estoy y desde aquí escribo.