El nuevo comienzo en Codeando México

Este post empieza con dos datos sobre mi porque así se rompe mejor el hielo.

Primer dato: yo no soy desarrollador. De hecho, mi pasado es más bien analógico. Estudié psicología pero soy probablemente el peor psicólogo de mi generación. Siempre me ha interesado el trabajo en comunidad pero lo mío lo mío es la ciudad. Particularmente la ciudad pensada para humanos, desde los más pequeños hasta los más viejos. Creo fervientemente en que cualquier ciudad (aunque la realidad a veces se esfuerza por demostrar lo contrario) puede ser un lugar más habitable para todos.

Segundo dato: hasta hace un par de meses era funcionario público en el DF. Estaba a cargo de un programa donde se desarrollaban aplicaciones cívicas con datos abiertos de gobierno. Probablemente también era un muy mal funcionario porque durante un curso sobre transparencia y acceso a la información pregunté por qué el gobierno reservaba información sobre megaobras en el DF y una Directora General me dijo "es que tú no has entendido nada y sigues siendo demasiado ciudadano, si estás en gobierno no puedes seguir pensando así...".

Sé que no todos en el gobierno son como esta señora, pero da una idea de quiénes son los que generalmente toman decisiones importantes sobre lo que nos incumbe a todos. Y son justo ese tipo de pensamientos que vale la pena cambiar.

Este pasado y experiencia me han dado una visión particular sobre lo que se puede hacer con la tecnología para mejorar las ciudades, me ha hecho pensar en la manera en que abrir datos y procesos de gobierno puede cambiar la manera en que se relaciona el gobierno y los ciudadanos. No creo en las "smart cities", porque esas se las inventó IBM para venderle a alcaldes que tienen mucho dinero y sólo ven a la gente como entes pasivos en la construcción de la ciudad.

Creo en los ciudadanos que desde su área de experiencia deciden que debe haber alguna manera para mejorar su entorno. Creo que la tecnología sólo es un medio, no un fin y que no se trata solamente de que diez millones de personas tengan un teléfono inteligente sino de que, incluso si no hay ese tipo de tecnología, la gente no se quede fuera de la toma de decisiones y de cambiar la situación de su comunidad.

Creo que la tecnología no es la solución a todos los problemas de este país, pero sí es una herramienta que puede facilitar el empoderamiento ciudadano que puede resultar un catalizador para el cambio positivo.

Y aprender a utilizar la tecnología con un enfoque cívico y llevar los procesos un paso más allá de la transparencia pueden generar grandes cambios a nivel individual y comunitario. Es por esto que me emociona comenzar a colaborar con Codeando México.

Es un nuevo ciclo en el que tengo la oportunidad de trabajar con un grupo de gente en la que creo y a quienes admiro. En donde aquellos que creen en ese cambio están verdaderamente involucrados con una comunidad y donde el aprendizaje es cosa de todos los días.

Esta entrada es no sólo un texto para contar lo emocionado que estoy por lo que viene, sino una invitación abierta a cualquiera que decida que ese cambio es posible y quiera colaborar.

Sin más que agregar: ¡Comenzamos!