La comunidad hace la fuerza

Desde hace tiempo me ha interesado cómo la tecnología puede propiciar cambios sociales importantes, especialmente en temas de interés público (como la educación, salud, transparencia, democracia, y medio ambiente). He tenido la oportunidad de participar en algunos proyectos de este tipo y de conocer a muchas personas que también lo han hecho. Y quizás uno de los mayores aprendizajes que he tenido es que para resolver grandes problemas se necesita una inversión considerable de tiempo, esfuerzo y diversidad de habilidades. Evidentemente, entre más complejo sea el problema, más compleja será su solución.

Cuando nació Codeando México en aquel Desarrollando América Latina del 2012, me di cuenta de que era una propuesta diferente. No buscaba una solución a un problema social en particular, sino agrupar a todas las personas interesadas en generar soluciones a ellos. Poco a poco vi cómo lanzaron proyectos como el App 115 y Explica la ley. Desde la distancia iba aumentando mi admiración hacia el proyecto.

Fue hasta que leí un par de posts en este blog que me di cuenta que Codeando México era mucho más que un experimento o un grupo de voluntarios, sino una organización estructurada, en búsqueda de consolidar una visión bastante ambiciosa: crear una nueva era de innovación cívica en el país. En ese momento decidí que quería ser parte de ese movimiento.

A dos meses de haberme unido a Codeando México, puedo decir que lo que más me ha impresionado de este equipo es la visión que nos une por querer transformar al país. Pero creo firmemente en que la fuerza del equipo no solamente radica en esta visión, ni en el talento de sus integrantes y mucho menos en la diversidad en habilidades y formas de pensar que éstos tienen. No, la fuerza de Codeando México radica en la comunidad de hackers cívicos que se han sumado a nuestros esfuerzos. Gente que desde todos los rincones del país ha contribuido con: conversaciones, ideas, diseños, código, aplicaciones y visualizaciones para poner su granito de maíz.

Codeando México es mucho más grande que los miembros que formalmente componemos al equipo. Por ello, hago una invitación abierta a toda la comunidad de hackers cívicos a ser parte de este cambio. A todos los desarrolladores de software, científicos, urbanistas, arquitectos, diseñadores, politólogos, comunicólogos, poetas, abogados, matemáticos, activistas, y sobre todo: soñadores que quieran transformar al país. Creo firmemente en que nuestro esfuerzo colectivo es mucho más grande que la suma de nuestras contribuciones individuales.

Te invito a que seas parte de la comunidad.