Mi labor como diseñadora en Codeando México

Cuando uno recién se gradúa llega a soñar a lo “grande”: Trabajar en un reconocido estudio o agencia sumamente popular, de aquellas que te pintan el panorama de que vas a ser feliz por siempre, que todo será maravilloso y serás la envidia de todos tus colegas. La realidad es que pensar en esas tan limitadas posibilidades significa cerrarse el mundo, y me atrevo a decir que no es la mejor opción en la que uno puede pensar. Estaba muy segura de que yo no quería eso, no era lo que buscaba, definitivamente no pertenezco al sector que sólo se dedica a vender, mucho menos al que se dedica a engañar. Yo pertenezco al sector que cambia, que innova, al tecnológico, startupero y emprendedor, donde la comunidad es unida, donde aprendes cosas nuevas durante todo el camino porque aquí no existe persona alguna que no esté dispuesta a ayudar. Me dediqué a rechazar propuestas y a esperar a que todo fluyera como debía fluir, recibir una propuesta de parte de Codeando México era lo que, sin darme cuenta, estaba esperando. Fue así como dejé atrás mis muy perezosos planes de tomar un año sabático para descansar de los estragos que me dejó la escuela.

Nuestro papel como diseñadores gráficos es comunicar responsablemente, de manera efectiva y honesta, tener conciencia del impacto que causamos en los medios y en el usuario final. No estamos aquí para diseñar sin motivo ni razón, ni para hacer que algo se vea “bonito” y nada más. Muchas veces olvidamos que se está aquí para hacer un cambio en la sociedad, pixel por pixel. El diseño tiene explicación, tiene una razón, un color, una tipografía, una forma y un porque. Preocuparse por el usuario y ver más allá de nuestros propios ojos es la enorme labor que tendremos durante toda la vida. “Le puse la type Open Sans porque está de moda” no nos sirve, “lo hice de color morado porque es mi favorito” muchísimo menos. Necesitamos ir del “quiero que el usuario lo entienda”, al “quiero que el usuario lo sienta”.

Estaba muy segura de que Codeando México me daría la oportunidad de preocuparme más allá del diseño y del usuario; ahora podría preocuparme por la comunidad, por la ciudad y como consecuencia, por mi país.
Todos aquí comulgamos con la misma idea, tenemos una meta en común y tenemos una cultura de trabajo que es envidiada por muchos. Colaboramos en distintos proyectos pero nos enfocamos en lo que nos corresponde, si existe una duda, de inmediato queda aclarada, si se necesita que alguien te haga un favor, no hay persona que no levante la mano. Cada uno aporta su granito de arena, sin ver si lo que está aportando el de al lado es más grande o más pequeño, y estoy muy segura que es así como se construyen grandes cosas.